Álvaro Recoba y Antonio Pacheco son capitanes y referentes de Nacional y Peñarol, respectivamente. Estos rivales en la cancha y amigos en la vida se transformaron en codirectores, junto a Rafael Perrone (suegro de Recoba), de un conjunto del carnaval montevideano. Ellos viven una pasión en común y nos muestran cómo la familia y la amistad están por encima del amor que tienen por el fútbol y los colores que les ha tocado vestir.

Jugadores con patente relata la vida de estos dos ídolos trazando un paralelismo entre los mundos del fútbol y el carnaval, las dos pasiones del pueblo uruguayo.